Días de mucha misa

En los instantes delicados, cuando estamos contra las cuerdas, nuestros gobernantes acuden a misa. Es la estrategia de la Eucaristía Total. Tal vez los detalles técnicos desde los que combatir la crisis se discutan en Berlín, Washington, Bruselas, pero si la técnica falta, quizás nos salven las misas institucionales, los padrenuestros del ministro del Interior, la porlaseñal, los salmos. Entre eucaristía y eucaristía, la crisis pasa. Recuerdo cuando Alfredo Landa sostenía que «el secreto del sofrito es cocerlo a fuego lento exactamente lo que dura el Cara el sol». A lo mejor la crisis sólo nos dura unos rosarios.

Todo es misa. Frente al malestar, misa. Y en las misas, representación institucional. Esto no es nuevo. De hecho, es antiguo. Tanto, que el próximo mes, si la dialéctica sigue así, será la Edad Media. Momento, seguramente, en el que instituciones como las diputaciones provinciales o la Conferencia Episcopal brillarán con rayos de acero. No conozco a ningún Obispo personalmente, pero creo que si llegara el momento de darle a mano a uno o a una, le haría la misma pregunta que Woody Allen a la reina Isabel II hace algunos años: «¿Cómo está usted? ¿Disfruta con su poder?».

Existen más vías que la eucaristía para tratar el desasosiego, incluso para dinamizar la economía, pero aquí no se conocen. O no convencen. O simplemente no gustan. Hay medidas políticas que, efectivas o no, primero tienen que entrar por los ojos. Nosotros tenemos la teoría de que rezar basta. ¿A cuenta de qué, si no fuese así, iba el Gobierno a condecorar vía decreto a la Virgen del Pilar, en lugar de a Angela Merkel? Eses modos ajenos de superar la adversidad, deudores en última instancia de la ciencia y el conocimiento humano, no dejan de deparar momentos gloriosos. Admitámoslo. Recuerdo la historia de Evariste Galois. El 29 de mayo de 1832 tuvo un altercado en una taberna a propósito de una mujer. Una cosa condujo a otra, y aceptó un duelo con su rival, militar de profesión. Pactaron el encuentro al amanecer. Mientras no llegaba la hora, Galois no tuvo la tentación de acudir a misa para reclamar una milagro, sino que se fue a casa y se dedicó a escribir febrilmente para dejar constancia de un revolucionario descubrimiento matemático. Escribió la obra en una noche, una obra de gran peso, fundadora de la matemática moderna. El duelo fue a pistola, a vintecinco pasos, y Galois murió, como él había presupuesto. Esto demuestra que incluso en los peores momentos, es más, en el día que llega la muerte, hay tipos que encuentran humor para escribir un gran libro en lugar de rezar, cuya eficacia estadística cero ya demostró Francis Galton, primo segundo de Charles Darwin, hace más de siglo y medio.

Foto: Calle Mayor (1956), de Juan Antonio Bardem.

(Publicado en La Voz de Galicia)

Anuncios


Categorías:Sin categoría

Etiquetas:,

4 respuestas

  1. Por un momento leí en el titular ‘Días de mucha risa’, y no pude evitar sonreír, pensando, quizá, en las noticias de la mañana.

    • La misa a mí siempre me ha causado mucha risa. El cura de mi pueblo debió expulsarme dos o tres veces por ser víctima de un ataque de risa de esos que disimulas hasta que revientas.

      • Es inevitable, a todos nos pasaba, me reía mucho cuando mi abuela se ponía muy seria y se le arqueaba un poco el labio, o cuando leían los monaguillos con sus voces de pito, o cuando se me pegaba la ostia al paladar, o cuando la vieja del tercero daba un ronquido único… de usted gracias porque sólo le expulsaran, a mi me caía el pescozón, inevitablemente, ya sabe, eso siempre depende de lo fiel a sus creencias que sea el párroco de turno.

      • Pescozones y curas. No sé por qué no riman mejor estas palabras. Estudié tres años interno en un colegio de mercedarios. Y de aquellas palizas todavía hoy escribo relatos y sufro sueños en los que me llevo al Padre José por delante, a navaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: