Gente de pocas palabras

Hablar no es malo, pero hablar poco es mejor. Se acaba antes. En general, hablar debería ser una operación breve más a menudo. No hay tanto que decir, a fin de cuentas. Todo debiera ser relativamente breve, casi siempre, para pasar al siguiente punto, o irse a casa. Ciertas frases, después del primer verbo, se vuelven muros grasientos, infranqueables. Pronunciarse con brevedad encierra su dificultad, claro. No todo el mundo vale para ser gente de pocas palabras. Digamos que no basta callar, sin más. Un individuo parco, reservado, no es alguien silencioso, que nunca tiene nada que decir. En absoluto. Onetti y RulfoEs más, tiene probablemente mucho que decir, pero renuncia, o lo dice en corto, codificado, hacia dentro. Pocas palabras no es simplemente mucho silencio a su alrededor. Las pocas palabras son otra cosa. De entrada, son las que son, las justas, las que se necesitan, ni una más. Pocas, aunque algunas. Son cierta filosofía de la sobriedad, y la idea de que la vida pasa enseguida, en especial cuando la cuentas con muchas frases. Esa actitud hay que poseerla. No se imposta. Ni se improvisa, a menos que lleves toda la vida ensayándola. Alguna vez leí que cuando William Faulkner murió, en su pueblo natal de Oxford, Mississippi, los negocios locales pusieron un cartel que decía: «En memoria de William Faulkner, este negocio permanecerá cerrado desde las 2.00 hasta las 2.15 pm. 7 de julio de 1962». Fue un homenaje modesto, corto, brevísimo, pero que la historia no olvidó. La brevedad es efectiva, y no por ello breve, si deja eco [Artículo completo en Jot Down].

Anuncios


Categorías:Cine, Literatura

Etiquetas:, ,

22 respuestas

  1. A veces menos es más y eso puede aplicarse a las palabras. No estoy tan segura de que sea por aquello de que lo bueno si breve…aunque depende de cuál consideremos que sea la duración de lo breve en una vida mortal y finita como la nuestra (al menos como la mía, no quiero hablar por Ud). Nada, soló decir que me gustó el texto. Ah, y Borges era porteño no bonaerense. Le mando un gintonic virtual.

  2. ¿Sabe qué? La gente que repite una misma historia dos veces y lo hace exactamente igual es porque miente, porque si se resiste a la tentación de adornar el asunto es porque está demasiado concentrado en recordar los detalles que en su momento impuso a la historieta. Le puedo contar que tengo un conocido que vivía obsesionado con su primera novia, a pesar de tener ya otra mujer y dos hijos (o tal vez por eso, qué sé yo). Llegó a tal punto su obsesión que la buscó y la encontró, y luego, urdió un plan para que una de sus amigas la entrevistara y le pasara una carta que él había escrito. El plan era a todas luces patético, pero nos había contado tantas veces y con todo lujo de detalles la historia en la que ella le desvirgó en un portal mientras en el bajo B se velaba a un vecino muerto que yo no me resistí a verla cara a cara a indagar en el asunto. Ella me recibió con pocas palabras: ‘Ese miente más que habla’, y se quedó sin nada más que decir. Todo lo demás es ya literatura.

  3. Como ejemplo de persona de pocas palabras pero que cada vez que abría la boca enmudecía al resto del personal, un ser de ficción, pero menuda, ella: Marilyn Whirlwind, la inolvidable secretaria-enfermera-chica-para-todo del doctor Fleischman, en Doctor en Alaska.

    (Y no me diga que no la conoce, que usted es de los setenta, venga ya).

  4. Admiro grandemente a los parcos, qué dice usted. Tal vez porque yo soy justo lo contrario, una verdadera máquina escupidora de palabras. Recuerdo que ya de pequeñito pronto asocié mis silencios a algo terrible, negro y denso por acontecer. La angustia iba camino de acabar en algo muy serio, hasta que me di cuenta de que la solución estaba en inventar un alter ego que hablara por mí en los inevitables momentos de silencio. Tuve suerte, porque el alter en cuestión trabajaba de comentarista radiofónico de partidos de fútbol (eran los tiempos de Supergarcía) y en este país el fútbol siempre ha dado mucho de que hablar. Obviamente, ni le cuento dónde solía pasar la mitad de la clase y el motivo de la sanción. Tampoco el porqué de mis constantes fracasos laborales, al menos hasta que no caí en que, dado que no servía ni para las ondas ni para explicar chistes, lo mejor era meterse a profesor y estar durante horas y horas bla que te bla y bla y… En fin, le dejo, que ya me estoy enrollando y seguramente tendrá ganas de cenar. Un cordial saludo.

  5. Según Galeano : “inflación palabraria” , pego aquí lo que se publicó cuando le pidieron que hablase sobre la muerte de su amigo Benedetti.
    ” Todas las palabras que ha dicho y escrito en su vida Eduardo Galeano no le alcanzaron hoy para expresar su dolor por la muerte de Mario Benedetti.
    “¿Qué puedo decir?”, dijo el autor de Las venas abiertas de América Latina, la voz entrecortada, cuando se le interrogó sobre la impresión que le había causado el deceso de aquel grande de la literatura uruguaya e hispanoamericana.
    “Benedetti” significa “benditos” en italiano, y lo único que puedo decir es eso: Benditos los hombres y mujeres generosos como él, apenas acertó a decir Galeano.
    Parece una contradicción que no pueda usted, un maestro del lenguaje, encontrar las palabras para expresarlo (el dolor por la muerte de Benedetti) -insistieron los periodistas.
    No -respondió Galeano-, porque yo no solo soy enemigo de la inflación monetaria, sino también de la inflación “palabraria”. Y me parece que el dolor se dice callando.”

    (Y yo ya me callo! ,muy bueno su post, como siempre, Sr. Tallón)

  6. http://www.territoriodigital.com/nota2.aspx?c=6948516617711315 sí, es un concepto hermoso el de la inflación palabraria ( en el enlace lo comenta Galeano ,haciendo referencia a Onetti).
    Lo enviaría por twitter pero he desactivado la cuenta (demasiados artículos para leer, ni en los próximos 25 años!…) así que lo pego en el comentario.
    “palabras más,palabras más,palabras menos…” que cantaban Los Rodriguez.
    (ah!,por cierto, estoy muy contenta!! ;^) , ya no luzco dentadura de caballo cuando comento! otra cosa es!)

  7. Ars longa, vita brevis. Me he reído, maestro.

  8. Después de una semana aciaga, da gusto llegar a casa, en Ourense, y encontrarse con el regalo de su texto.No puedo competir con su anedoctario que , por cierto, cita a mis maestros preferidos, sin embargo no me resisto a contarle una que hace referencia al “hombre de mi vida” que fué mi padre. (Los otros los encontré en la calle). Con motivo de la petición de mano de mi madre, acudió a un banquete familiar acompañado de dos dos hermanas suyas y unos tíos que representaban a su padre, que por motivos de trabajo no pudo estar en el evento. Su tío, hombre locuaz dond los hubiere y casi de la misma edd que el novio, charlaba sin descanso con el futuro suegro de su sobrino. Mientras tanto, mi padre, en absoluto silencio, comía sin dar tregua , .Llegaron los postres y ello animó más si cabe al candidato a engullir con devoción todo
    cuanto caía en su plato, el suegro, ya impaciente, le pregunta al tío que seguía con su verbo fluído”¿Así que usted, es entonces el que viene a pedir la mano de mi hija? Una vez aclarada la situación, y siendo reconvenido por el tío abochornado por su parquedad, mi padre respondió “Pois eu penso que viñamos a comer, o demais son lerias.” .Creo que escribí demasiado.Lo siento.

  9. Por eso la mayoría de los comentarios que dejo en su blog son más bien breves. Y cuando no lo son es porque estoy borracho de algo.

    Abrazos, señor Tallón.

  10. ¡Qué buen artículo: qué buenas anécdotas -la de Wittgenstein es impagable-, las fotos de Lispector estupendas y la extensión la justa, aunque no breve!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: