A veces cubatas y porros

Era 1990, yo estaba en el instituto, combinando billares y póquer con alguna asistencia a clase, y Baltar acababa de llegar a la Diputación de Ourense. No tuve mi primer ordenador hasta cuatro años después. Ya estaba en la universidad, ahora combinando cubatas y porros con la lectura de filosofía, y pisando una vez a la semana la facultad para fotocopiar apuntes. Estábamos en 1994 y Baltar era presidente de la Diputación de Ourense y, a mayores, senador. Me licencié, innecesariamente, y después perdí un año escribiendo una novela horrible. Cuando finalicé, estaba en 1999 y Baltar era senador y presidente de la Diputación de Ourense. Trabajé, en períodos cortos y aterradores, en un pub, en una biblioteca, en el Instituto MurrayNacional de Estadística, en nada. Poca cosa hasta que me incorporé a la redacción de un periódico y descubrí que Baltar seguía siendo presidente de la Diputación. En esa época lo conocí en persona.

Después de eso, comencé a hacer crónica política desde el Parlamento de Galicia, compré un coche, cambié de ordenador y, como aún era 2001, Baltar seguía al frente de la Diputación de Ourense. Escribí un segundo libro, dejé el periodismo, le pasé la primera ITV al vehículo, viajé por Europa, África y América. Cuando regresé, era 2006 y Baltar estaba allí, presidiendo la Diputación de Ourense. Cambié dos veces más de trabajo, compré un ordenador portátil, regresé al periodismo, lo abandoné por segunda vez, hice la mudanza y me fui vivir a Madrid durante un año. Aproveché para escribir dos libros en horario de oficina. Cuando regresé a Galicia en 2011, Baltar era más presidente que nunca de la Diputación de Ourense. Todo era lo mismo de siempre, como si en alguna medida todos los días fuesen el mismo día. Daba pavor, pero también tranquilidad.

El tiempo siguió en movimiento, renové otra vez el ordenador, me inscribí en las listas de desempleo, fallecieron Fraga y Carrillo, publiqué más libros. Me hice freelance y pobre. Baltar todavía continuó durante una temporadita más a lo suyo. Pero un día se fue. Le organizaron una comida a lo grande y desapareció. Le regaló la Diputación de Ourense a su hijo, que, naturalmente, lleva el mismo apellido. Esa circunstancia favorece que «Baltar», nombre corto y contundente, se emplee como sinónimo de «Diputación», feo y demasiado largo. Pero ya nada es lo mismo. Ni siquiera el pavor. Y también se acabó la tranquilidad.

Foto: Atrapado en el tiempo (1993), de Harold Ramis.

Anuncios


Categorías:Política, Vida diaria

Etiquetas:, , ,

18 respuestas

  1. A mí más que la suerte de la diputación de Ourense me interesaría que Ud ampliara su biografía: hable de sus mujeres, de sus resacas. Anímese, Tallón.

  2. Dé más detalles, Tallón. Se acerca el otoño y necesito diversi¡on.

  3. No presuma tanto de mauvaise. Muchos empezamos a meternos filosofía antes de afeitarnos.

  4. Pues yo creo que se podría aprender mucho de ese tal Baltar. Hace poco presencié una manifestación en la que los asistentes pedían estabilidad en el empleo. A lo mejor este buen señor podía darles alguna idea…

  5. Espero que los ordenadores le duren menos,sería un buen presagio.
    Estoy de acuerdo en se nos vuelva a hablar de mujeres y de curas o viceversa,da tranquilidad.
    ¡Bienvenido a casa nuestro filósofo de cabecera!

  6. Si Simone de Beauvoir hubiese tenido la buena fortuna de leer su artículo, no habría legado unas insufribles memorias más largas que la vida que cuentan; tan largas al menos como el mandato del tal Baltar. Sartre parecería que tuvo mejor suerte y se diría que escribió “Le mots” después de leer “A veces cubatas y porros”.

  7. Creo que el señor Baltar ha hecho méritos màs que suficientes para convertirse en unidad temporal de medida. El lustro, la década, el baltar….¿ a qué no suena mal?

  8. Los Baltares deberían venir con obsolescencia programada, como los ordenadores de Tallón. Aunque pensándolo bien, esos tipos ya eran obsoletos hace veinte años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: