Fascinación por el váter

No prestamos al cuarto de baño toda la atención que merece. Es una estancia fascinante, llena de metáforas, en la que a veces ocurren cosas maravillosas, como leer a Sófocles. Yo leí el Borges de Bioy Casares a lo largo de seiscientas visitas. En los extensos diarios del escritor argentino se encuentra, precisamente, más de una referencia al lavabo. Algunas están tratadas con tanta sutileza que ni siquiera se menciona. Hay que ser muy buen escritor para referirte a algo a lo que en realidad no te refieres. Las referencias de Bioy al baño se encuentran ahí, latentes, como el día que se refiere el encuentro del poeta norteamericano Robert Lowell, dos veces premio Pulitzer, con Borges en la casa que éste tenía en el barrio de la Recoleta. LowellEl agregado cultural de la embajada americana en Buenos Aires, durante la visita de Lowell a Argentina, organizó una cita con Borges como parte de un plan para estrechar lazos con escritores no comunistas. Ese día la casa de escritor era escenario de una fiesta vagamente íntima. Entre otros, estaba Rafael Alberti, de paso.

Cuando apareció Lowell, se consagró a los martinis y a los cócteles de vodka. No tardó en emborracharse. Incluso sufrió un desmayo, que Borges alivió leyéndole fragmentos de Chesterton. Apenas repuesto, el poeta regresó a la bebida, como si la copa fuese una forma de infancia en la que te sientes a salvo. Entonces, se cruzó con la pareja de Rafael Alberti, María Teresa León, y la empujó al interior del cuarto de baño, donde se encerró con ella. Al otro lado de puerta había demasiados literatos como para encontrar a alguien que la derribase de una patada. Tuvieron que llamar a personal de la embajada, que se llevó a Lowell dentro de una camisa de fuerza. Nunca se supo que sucedió de verdad en ese cuarto de baño, aunque cuando años después le preguntaron a Borges qué le perecía la poesía de Lowell, respondió que «quizá podrían gustarme sus poemas si fuera capaz de mantenerse con los pantalones puestos» (artículo completo en El Progreso).

Foto: Robert Lowell.

Anuncios


Categorías:Literatura, Vida diaria

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: