El fútbol según Shakespeare

En secreto, todos los futbolistas temen a las jugadas inofensivas. Son las más peligrosas. Cuando parece que no ocurre nada interesante, y los mediocentros marean el balón como si diesen vueltas a un guiso, de pronto se escucha un crack en una rodilla, reducida a migas de pan. Esa onomatopeya anuncia la bancarrota en forma de larga lesión, pues hay futuros que dependen de luka-modricque no se despeine un músculo. Sergio Asenjo, el portero del Villarreal, va por su tercera rotura, algo que lo convierte en un caballero irreductible al que la tormenta hostiga todo el tiempo, pero nunca derrota.

Un futbolista lesionado siempre sale a flote. En cierto sentido, te evoca a aquel vecino de Ourense al que hace ochenta años subieron a una camioneta y condujeron al bosque. Allí le descerrajaron tres tiros. Nada grave, aunque lo dieron por muerto. El joven se arrastró hasta la carretera. Alguien lo recogió y lo llevó al hospital. Días después, tan pronto sus ejecutores se enteraron, partieron hacia la clínica y lo arrojaron por la ventana, desde un tercero. Mal podían imaginar, al huir por una puerta trasera, que el chico no se había roto un solo hueso. Esos son los futbolistas que me gustan. Ni siquiera hace falta que jueguen al fútbol (artículo completo en El País).

Foto: Luka Modric.

Anuncios


Categorías:Fútbol, Literatura

Etiquetas:, ,

5 respuestas

  1. Amigo Tallón, el fútbol existe avant Shakespeare.
    Lo inventaron los primeros aborígenes vascos en la oscuridad de los tiempos ¡Cómo si no!
    “La tierra convulsa”, el primer tomo de “Verdes valles, colinas rojas . “de Ramiro Pinilla ofrece todos los detalles.
    ¡Salud!

  2. Digan o que digan os Harold Bloom do futebol, o Messi é o Canón Ocidental, o Canón Oriental, os cen libros perigosos do Tallón e a ostia en prosa poética do Shakespeare. Os “madrilistas” que barren para a casa e e afirman que o “atleta portentoso” (iso non se lle pode negar) de Madeira é o mellor do mundo lémbranme os “atletas ideolóxicos” do Aznar que pensan que o seu é o PPartido mais honrado e menos corrupto do mundo. O día que se retire o arxentino de ouro, non sei se pagará a pena seguir enganchado a isto do futebol. A apocalipse, Tallón, ese día os balóns deixarán de ser esféricos.

  3. Tiene usted toda la razón, amigo Tallón. Pocas cosas realzan el alma del futbolista -del exfutbolista incluso- como una buena lesión; no una cualquiera: una de las graves. Los que tuvimos la fortuna de dar patadas a un balón, sabemos lo que es llevar con orgullo, como si de una herida de guerra se tratase, una distensión inguinal crónica o una pubalgia de esas que te retiraban de los terrenos de juego de antaño; campos de batalla de tierra y polvo donde se cocía la vida cada fin de semana. De haber dado con un facultativo con dos pares, lo de Carlos Castilho y su meñique izquierdo hubiese quedado en nada. Aunque pensándolo mejor, con sólo una pierna la carrera hubiese sido parecida a como fue con la pubalgia. Y andar con las dos…No hay color. La columna de los lunes los hace infinitamente más llevaderos. Saludos, Tallón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: