La vida rápida

La ininteligibilidad fue una tendencia de enorme prestigio en todo el mundo. En ciertos órdenes, tal vez aún lo sea. En aquel momento, durante el boom, si no aplicabas una dosis de dificultad a las cosas que hacías, como anunciar un coche en televisión, rodar una película o escribir una novela, incurrías en una vulgaridad que te pasaba factura. Te volvías uno más, y tu trabajo tomaba esa camino campestre que siguen las colillas chupadas renata-adlercuando llueve y desfilan pegadas a la acera, formando un riachuelo, hasta encontrar la alcantarilla y precipitarse a su abismo, como si estuviesen buscando a su madre. Esta corriente cultural (sic) se apreciaba muy bien, o se aprecia, en el mundo de la moda.

En lo que a mí respecta, había perdido toda la fe en ella, después de que los diseñadores se pasasen décadas innovando diseños imposibles de llevar, pensados sólo para ser fotografiados. Los grandes modistos abusaron de esta genialidad. Porque comprar un vestido carísimo, y que no pudieses vestirlo, a la fuerza debía ser una genialidad, pues de algún modo te estaba obligando a comprar otro. Si con ese otro –vamos a ponernos en lo peor– tampoco podías salir a la calle, entonces la genialidad era definitiva, perfecta. Entrabas en un bucle que acababa por arruinarte, y que te conducía a nuevos problemas, como dónde guardar todas esas prendas. En el armario no, porque el resto de la ropa, la que vestías para ir a trabajar, o al bar, o a deambular por las calles, protestaba (columna completa en El Progreso).

Anuncios


Categorías:Literatura, Vida diaria

Etiquetas:

2 respuestas

  1. Su receta de las berenjenas es digna del gran Groucho Marx, cuando recetaba aquellos macarrones rellenos de bicarbonato de sosa, que provocaban y curaban las indigestiones a la vez. Lo de la teleplancha me parece muy interesante, aunque no tanto desde el momento en que salgan al mercado esas camisas que no necesitan ser planchadas. La evolución natural del proceso es que desaparezca también la necesidad de llevar camisa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: