Dinero muerto

Me pregunto si hay una cifra a partir de la cual ya no importa cuánto dinero tengas, porque no sirve para nada. En alguna medida, es dinero muerto, de piedra. Nunca podrías hacer nada con él, porque hasta llegar a esa parte de tu fortuna, previamente deberías dilapidar otra más caudalosa todavía, y que es imposible gastar. Ni malgastándola como un idiota que cree que el dinero nace en una maceta llegarías algún día a erosionar ese tesoro seriamente. Pero se puede intentar, por supuesto. En la Edad de Oro de Estados Unidos, a finales del siglo XIX, cuando se dispararon la productividad y la riqueza, hubo varios intentos. Fueron tentativas absurdas, destornilladas y bellísimas de matar el dinero. El empuje industrial Casa Biltmorevio nacer algunas de las fortunas más escandalosas de la historia. Si hoy enuncias sus apellidos en voz alta aún crepitan, a semejanza de esos suelos viejos de madera cuando los recorre alguien que murió hace años.

Carnegie, Vanderbilt, Huntington, Folger, Rockefeller, Morgan, Kemp, Astor o Gould son solo algunas de las fortunas más conocidas, que durante una época dorada crecían sin límites. Baste decir que en aquellos años ninguno de estos magnates pagaba impuestos sobre su renta. Simplemente, porque ese impuesto no existía. No lo hizo hasta 1914. Los ricos americanos nunca fueron tan ricos como en los días en que todo lo que ganaban se lo quedaban. Gastar parte de ese dinero, que les costaba tan poco obtener, se volvía una de las tareas más electrizantes y agotadoras a finales del siglo XIX (artículo completo en El Progreso).

Foto: Casa Biltmore en construcción.

Anuncios


Categorías:Vida diaria

Etiquetas:, ,

2 respuestas

  1. Una buena manera de tirar el dinero es embarcándose en empresas inútiles. Como por ejemplo hicieron los Beatles al fundar Apple Boutique, con resultados catastróficos. Terminaron por regalar la ropa. Supongo que emprender aventuras ruinosas no tiene demasiada importancia cuando estás forrado. Como le espeta Orson Welles a su subordinado, en “Ciudadano Kane”: “A razón de millón perdido por año, tendré que cerrar el periódico… ¡dentro de sesenta años!” Me fascinan esos personajes de las series como “Falcon Crest” o “Gran reserva”, que se arruinan varias veces en el transcurso de la serie sin que se les note en nada. Será que el dinero llama al dinero. Saludos, Tallón.

    • Arruinarse, pongamos, cuatro o cinco veces a lo largo de la vida, es una de las conquistas más altas a las que como animales racionales nos cabe aspirar. Arruinarse una sola vez, en cambio, me parece algo horrible y tremendamente perjudicial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: