¡Quiero el divorcio!

Esta semana me llamó una amiga y me anunció que se había separado. Estaba muy triste, pero por encima de todo, muy feliz. Dos días después salimos a celebrarlo, y le conté la historia del matrimonio de Philip Roth, que acababa de leer, para hacerle ver la suerte que había tenido al divorciarse año y medio después de la boda. Naturalmente, la relación entre Roth y Maggie Williams tuvo un comienzo feliz. Él tenía 25 años y había firmado un contrato para escribir su primera novela, Deudas y dolores, que cosecharía críticas como «es la clase de libro malo que solo podría haber escrito un buen escritor», y «el mejor libro malo del año». Entretanto, regresó del ejército, y con lo que le pagaron y lo que se sacó escribiendo críticas de cine, se compró un traje con estampado príncipe de Gales y un Rothcoche de segunda mano. Y comenzó a cortejar a Maggie. Ella era una joven inteligente que había entrado en la universidad a los 17 años, y había tenido que dejarla un año después, al quedarse embarazada. La primera parte era mentira. Maggie jamás había ido a la universidad, aunque sí estaba divorciada, y tenía dos hijos. Cuando Philip la conoció trabajaba de camarera.

La relación tuvo numerosas rupturas. En una de ellas, después de que él aceptase un empleo de profesor en Chicago, se echó una novia nueva, llamada Susan Glassman. Un día se fue con ella a una lectura de Saul Bellow. Susan se acercó a saludarlo, pues lo admiraba, y para desgracia de Roth, acabó convirtiéndose en la tercera esposa de Bellow.

Philip puso rumbo a Nueva York, para alejarse de Maggie, y después a Europa. Tal vez porque se sentía culpable por dejarla, la ayudó a conseguir un trabajo temporal en la revista Esquire, en Nueva York, mientras él se iba a París. Error. Cuando el contrato con Esquire se extinguió, y se quedó sin trabajo y sin un techo, se presentó en el apartamento de Roth. Él la dejó entrar. Error otra vez. Retomaron la relación, y los problemas. Maggie llegó al punto de empeñar su máquina de escribir. Le aseguró que la habían robado, pero él encontró en uno de sus bolsillo el resguardo de una casa de empeños (artículo completo en El Progreso).

Anuncios


Categorías:Literatura, Vida diaria

Etiquetas:, ,

1 respuesta

  1. Fascinante. O mejor todavía, muy fascinante. Gracias por recordarme que mi vida es un accidente terriblemente aburrido. Muy fan de Roth.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: