«Ponme otra, anda»

Me parece natural, y hasta cierto punto edificante, que a un bar se vaya a discutir. Nacieron para eso, seguramente. Todos necesitamos que de vez en cuando nos lleven la contraria, y acalorarnos casi sin venir a cuento y, si tenemos mangas, remangarnos. Llevar razón representa una forma de hambre, y saciarla es una vieja obstinación. No nos importa a qué precio se obtenga. La razón es la razón, y la queremos. Nos agrada pensar que nos pertenece. En realidad, no se trata tanto de tener razón, sin más, como de disputársela. Si la obtenemos sin esfuerzo tendemos a repudiarla. rat-packNo nos gusta que nos la den, como a los tontos. La vida reverdece ante un desencuentro, durante el cual, para reponer fuerzas, cada poco te giras hacia la barra y le dices al camarero: “Ponme otra, anda”.

Da igual qué se discuta. La pasión por imponer tu razonamiento abarca todas las materias, desde las más populares a las más sofisticadas. Hace un par de años fue muy comentada la detención de un exprofesor, en la región de los Urales, como sospechoso de matar a puñaladas a un amigo durante una discusión sobre los géneros literarios. Antes del mortal ataque habían estado bebiendo juntos, en armonía. Hasta que la víctima afirmó que “la única literatura verdadera es la prosa”, y el tono se agrió de mala manera. Su amigo, que creía que esa gloria correspondía a la poesía, no supo contenerse y con un cuchillo zanjó el tema. Quizá no existan las riñas menores.

Sir Hugh Beaver supo sacar rédito como nadie a las disputas de bar. Después de todo, era un hombre de negocios. En 1954 dirigía la fábrica de Guinness cuando tuvo una idea para promocionar su cerveza. Tras un laborioso trabajo de campo, que algunas veces incluía beber, llegó a la conclusión de que la gente, entre copa y copa, ambicionaba tener la última palabra. A ese fin, ideó El libro Guinness de los récords, al que se reconociese autoridad en caso de disputa. Beaver tuvo la certeza de que una obra así sería de enorme valor en los pubs irlandeses. Y lo fue (artículo completo en El Progreso).

Anuncios


Categorías:Bares

Etiquetas:,

1 respuesta

  1. Justo estaba leyendo las sobre las discusiones de Gálvez en el Chamamé con el cabo de policía «acerca del porvenir inmediato del mundo».
    Se me está haciendo un poco difícil pero vale la pena. ¡Gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: