El lector que creyó en Proust

Marcel Proust (1871-1922) escribió miles de cartas, muchas de ellas para no tener que hablar. Eran un sustituto de la conversación, y casi una manía, como demuestra que para comunicarse con su madre algunos días prefiriese dejarle largas notas al lado de un jarrón. Philip Kolb, encargado de la edición canónica de su correspondencia, reunió más de cinco mil cartas, y consideraba que eso significaba una décima parte del total. Doscientas de las que se cruzaron Proust y el editor y crítico Jacques Rivière ven ahora la luz en español en la editorial La uÑa RoTa. ProustSu traductor, Juan de Sola, pondera la relevancia de estas misivas por cuanto Rivière fue «la persona que se tomó en serio a Proust de verdad» y «su primer detector».

Perdida la primera carta que Rivière le dirigió a Proust, se conserva la respuesta de este el 7 de febrero de 1914, que empieza con un «¡Al fin encuentro un lector que intuye que mi libro es una obra dogmática y una construcción! Y qué felicidad me depara que ese lector sea usted». Ese día se fundó su «amistad espiritual». Juan de Sola recuerda que en aquel momento Proust era un escritor «mundano y ligero», que había publicado sin éxito Los placeres y los días (1896), mientras que Rivière pasaba por ser un «personaje conocido» en el mundo literario.

Rivière había empezado a colaborar en La Nouvelle Revue Française (NRF), revista de rápida influencia que se desdobló también en editorial, cuando Proust consiguió publicar la primera entrega de En busca del tiempo perdido en noviembre de 1913, después de varios rechazos, incluido el de la propia NRF. Cuando el autor se ofreció a pagar la publicación de su propio libro, el editor Bernard Grasset aceptó sin acabar siquiera de leer el manuscrito, y en enero de 1914 Por el camino de Swan cayó en manos de Rivière, que fascinado recomendó a André Gide y a Gaston Gallimard que tratasen de publicar los siguientes volúmenes en NRF. «Haga cuanto pueda para hacerse con él: créame, más adelante será un honor haber publicado a Proust», le recomendó a Gallimard (artículo completo en El País).

Anuncios


Categorías:Literatura

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: