Gonçalo M. Tavares

Pulsar un botón

Pulsar un botón es facilísimo. A veces se vuelve tan sencillo que no sabes que lo pulsaste. Cuando te das cuenta, la noticia te coge totalmente de sorpresa, bostezando, quizá haciendo crujir los dedos; enseguida comienzas a notar el deseo… Leer más ›

Los calzoncillos de ayer

Nunca trabajes en casa, no dispongas una oficina recóndita y cálida en tu hogar, no tengas tu despacho en el mismo sitio que duermes. No tengas casa.