Pérez Reverte

Los calzoncillos de ayer

Nunca trabajes en casa, no dispongas una oficina recóndita y cálida en tu hogar, no tengas tu despacho en el mismo sitio que duermes. No tengas casa.

Anuncios